Deportes

Brasil por el milagro de los penaltis logró vencer 4 – 3 a Paraguay y pasar a semifinal

Filmino forcejea con dos defensas del Paraguay durante el partido del jueves que finalizó con el triunfo de Brasil 4 - 3 con tiros desde el punto penal /Foto - AFP

Penaltis salvaron a Brasil  de la eliminación en la Copa América

Durante los casi 100 minutos que duro el juego, Brasil sufrir el voltaje de un Paraguay que casi termina aguándole la fiesta.

La selección brasileña se clasificó a las semifinales de la Copa América Brasil’2019 tras imponerse por 4-3 en la tanda de penaltis cobrada debido a que el partido concluyó sin goles en el tiempo reglamentario y con la selección paraguaya con un jugador menos.

Después de 97 minutos sin goles, la selección brasileña de fútbol derrotó 4-3 en la tanda de penales a la de Paraguay y se convirtió en la primera semifinalista de la Copa América 2019.

Durante el tiempo reglamentario, la pentacampeona del mundo intentó todo en la Arena do Gremio de Porto Alegre, para no arriesgar después desde el punto de los 12 metros, pero se encontró con noche de lujo del arquero Roberto ‘Gatito’ Fernández.

Al concluir el partido sin goles, el reglamento del torneo estipula que no hay prórroga hasta la ronda de semifinales, por lo que se decidió en los penaltis.
Desde esa tanda anotaron por Brasil Willian, Marquinhos, Coutinho, Gabriel Jesús. Erró Firmino. Por Paraguay lo hicieron Miguel Almirón, Bruno Valdéz, Rodrigo Rojas, y fallaron el capitán Gustavo Gomez y el atacante Derlis González.

Los paraguayos desperdiciaron dos penaltis (Gustavo Gómez y Derlis González) y otro Brasil (Firmino). Sí marcaron, en cambio, Willian, Marquinhos, Coutinho y Gabriel Jesús, por los locales, y Miguel Almirón, Bruno Valdez y Rodrigo Rojas, por los paraguayos.

El encuentro estuvo marcado por la gran actuación del arquero paraguayo Roberto «Gatito» Fernández y por la expulsión del defensa de la Albirroja Fabián Balbuena, por derribar a Roberto Firmino cuando encaraba la meta albirroja en el minuto 58.Paraguay se replegó desde ese momento sobre su área y comenzó una defensa agónica ante las sucesivas acometidas de Brasil, totalmente volcado sobre el campo paraguayo y que estrelló un balón en el poste el minuto 90, por un disparo de Willian.

Al concluir sin goles, el reglamento del torneo estipula que no hay prórroga hasta la ronda de semifinales, por lo que se decidió en una tanda de penaltis en la que estuvieron más afortunados los anfitriones.

Brasil jugará en una de las semifinales con el ganador del partido de este sábado entre las selecciones de Argentina y Brasil.

La selección brasileña sobrevivió a un espectacular ‘Gatito Fernández’ y se clasificó para las semifinales ante una de Paraguay que aguantó el empate sin goles hasta el final, pero cayó en una dramática tanda de penaltis que dio el pase a la Canarinha, después de sufrir hasta el infinito durante el tiempo reglamentario.

Y eso que Paraguay estuvo la última media de hora con un hombre menos por la expulsión de Balbuena (m.58) y contó con la actuación estelar de Fernández. Durante los 97 minutos de juego mostró todo su repertorio de reflejos y paradas que sacaron de quicio a los anfitriones ante un rival que llegó de milagro a cuartos de final.

El conjunto de Eduardo Berizzo no pudo repetir la hazaña de las ediciones de Argentina 2011 y Chile 2015, cuando apeó, también en los cuartos, a la selección brasileña asimismo en las tandas de penaltis.

Brasil se enfrentará el 2 de julio en una de las semifinales al vencedor del partido Venezuela-Argentina, en un escenario que trae amargos recuerdos para cualquier aficionado brasileño: el Mineirao de Belo Horizonte, el del 1-7 ante Alemania por la Copa del Mundo.

Pero la de este jueves también fue una noche de desespero para la Canarinha, que saltó al césped con el susto por la baja de última hora del delantero Richarlison, diagnosticado con paperas e inmediatamente aislado para evitar un contagio masivo dentro del vestuario, aunque ello no modificó los planes de Tite.
El técnico brasileño optó por Allan, en lugar de Fernandinho, quien no estaba en «condiciones normales» para sustituir al sancionado Casemiro, pero el efecto no fue el esperado y eso que Brasil salió envalentonado.

Y Neymar desde la grada viendo que su selección no engrasaba. El camisa 10, junto a los 210 millones de brasileños, incluso sostuvieron la respiración en el minuto 28 con un trallazo de Derlis González en el área pequeña que desvió de manera espectacular el portero Alisson.

El público del Arena do Gremio se iba quedando cada vez más frío. Esta noche Everton no estaba tan inspirado como en el anterior partido contra Perú.

Firmino reaccionaba a cámara lenta y Coutinho tenía tanta libertad que se perdió sobre el terreno de juego. En el global, Brasil repetía los mismos vicios que en el empate sin goles contra Venezuela de la fase de grupos. Dominio absoluto, pero cuando pisaban área, se le apagaban las luces.

A la falta del acierto se le sumó la impotencia del VAR. Un atacante cayó cerca del área, el árbitro chileno Roberto Tobar pitó penalti, pero el VAR dijo que fue fuera del área. La sorpresa fue cuando el colegiado expulsó con roja directa al central Fabián Balbucean.

Comenzaba un nuevo partido. Ahora sí, con uno menos. Paraguay renunció por completo al ataque, se encerró atrás y con cinco defensas. Sin embargo, la Canarinha siguió errática y ‘Gatito’ firme, rascando cada segundo al reloj y con paradas de época.

Además, la mala suerte se cebó con Brasil y ello se evidenció con un disparó de William al palo. A la postre, todo se fue los penaltis y gracias a dos desperdiciados por los paraguayos Brasil estará en las semifinales, aunque con un juego muy pobre.

También te puede interesar