Nacionales

Con alabaos, siembras, gualíes y rezos, Bojayá dará el adiós final a sus muertos

Sepelio de los cuerpos de las víctimas de la Masacre de Bojayá, perpetrada por las guerrilla de las Farc en 2002/ Foto cortesía, Unidad de Víctimas

Con “una honra a los sagrados espíritus” de las víctimas de la masacre del 2002, la comunidad del municipio chocoano, junto con autoridades nacionales y delegaciones internacionales, cierran un duelo que se prolongó 17 años.

Actos ecuménicos, alabaos, rezos, siembras, novenas, himnos, intervenciones de delegados del Gobierno y de la comunidad internacional, firma de compromisos del Estado con Bojayá y una obra de teatro, son entre otras, las múltiples actividades que incluye el adiós definitivo y homenaje que se les ofrece a las víctimas de la masacre registrada hace 17 años en ese municipio chocoano.

Luego de recuperar los cuerpos de sus familiares y amigos, la comunidad bojayaseña, junto con autoridades nacionales, religiosas y delegaciones internacionales, se concentran en Bojayá para cumplir con los ritos y las inhumaciones de acuerdo con sus tradiciones y cultura, y así finalizar, un capítulo de su reparación integral como comunidad.

Este 17 de noviembre desde las 8 de la mañana en la cancha del nuevo Bellavista, se celebrará una eucaristía ecuménica, liderada por monseñor Juan Carlos Barreto Barreto, obispo católico de la Diócesis de Quibdó y ofrecida en la memoria de todos caídos en la masacre.

Luego habrá un acto público con la participación de entidades del Estado y embajadas de tres países, en el que se escucharán las peticiones de la comunidad.
En la noche del domingo 17, los bojayaseños llevarán a cabo lo que denominan “La Última Noche”, el acto de velorio a sus difuntos antes del “Entierro Final”, en el que entonan alabaos, rezos, chigualos, arrullos y gualíes.

“Tendremos un espacio de reencuentro de los vivos y los muertos, entonces lo que va a ocurrir en la tarde es el inicio del velorio con ese reencuentro. A partir de las 8 de la noche, inicia el velorio que va hasta el amanecer con cantos de alabaos y rezos liderados por nuestros sabedores, nuestros rezanderos  y habrá mezcla de rituales porque entre los muertos hay niños y adultos y hay rituales para cada una de estas edades”, explicó José de la Cruz Valencia, miembro del Comité por los Derechos de las Víctimas de Bojayá.

El lunes 18 de noviembre se cumplirá la inhumación en el mausoleo construido para este fin, donde descansarán los cuerpos de las víctimas identificadas, de otras no identificadas y, simbólicamente, de los desaparecidos y de los niños que no alcanzaron a nacer y murieron en el vientre de sus madres en la masacre.
De acuerdo con la programación oficial dispuesta, la despedida final de las víctimas, será la siguiente:
LUNES, 18 NOVIEMBRE
Eucaristía – 8:00 a.m. – 9:30 a.m.

-Procesión Recorriendo los pasos, con los cuerpos hasta el mausoleo – 9:30 a.m. – 10:00 a. m.

-Inhumación/Entierro de las 99 víctimas, hasta finalizar – 10:30 a.m.

Desde el 18 al 27 de noviembre se realizarán novenas, siembra de árboles y un ritual tradicional en memoria de los desaparecidos (8 a.m.).

–El martes 19 noviembre, se desarrollará “El renacer de la esperanza”, que incluye la siembra de un árbol por cada víctima en el lugar de memoria.

– El martes 26 de noviembre, a las 7:00 a.m. se rendirá un Informe general del acto de despedida espiritual de los cuerpos y entre 8:00 p.m. – 6:00 a.m., se rezará la última novena y el levantamiento de tumbas en memoria de las víctimas.

También te puede interesar