Deportes

En partido de infarto, Bélgica superó 3-2 a Japón y pasó a cuartos de final

Nizni Nóvgorod, Rusia, 02 de julio_ RAM_ En un encuentro cambiante, Bélgica demostró que además de grandes jugadores tiene capacidad para recuperarse: venció por 3-2 a Japón tras levantar dos goles de desventaja. En cuartos de final de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018 lo espera nada menos que Brasil.

Tras un primer tiempo parejo, en el que salvo pequeños lapsos de dominio de uno y otro las virtudes defensivas opacaron a las ofensivas, Japón tiró dos guantazos de nocaut en el inicio del complemento: enorme definición cruzada de Genki Haraguchi a los 48 y, cuatro minutos después, Takashi Inui amplió con un golazo desde fuera, su segundo del torneo.

Era una prueba de personalidad para esta Bélgica llena de talento. Tuvo varios minutos de histeria y Roberto Martínez apostó por el acoso aéreo con la entrada de Marouane Fellaini. Le dio resultado. El cabezazo bombeado de Jan Vertonghen a los 69 la metió en partido. A los 74, los 194cm de Fellaini aparecieron en el corazón del área para el 2-2.

Los Diablos Rojos fueron por el tercero. Kawashima salvó ante el cabezazo de Lukaku. Courtois también debió revolcarse y, cuando todos en Rostov pensaban en el alargue, Nacer Chadli transformó en golazo una contra de manual en el cuarto minuto de descuento.

Comenzó el equipo asiático impetuoso tratando de apoderarse del balón en los primeros minutos. Su primera acción de peligro llegó en el minuto dos. Shinji Kagawa disparó desde la frontal pero se marchó fuera por poco.

La reacción belga llegó en el 15. Eden Hazard lideró un contragolpe que Yannik Carrasco no finalizó por mérito de la defensa japonesa.

A partir de ese momento el conjunto europeo se apoderó del balón y creó las mejores opciones de peligro. En el 22 Romelu Lukaku lo intentó, pero su disparo tocó en un defensa y se marchó a córner. Estuvo muy cerca en el 26 Lukaku de inaugurar el marcador. Maarten Martens centró perfecto pero el atacante no definió.

Japón intentó devolver el golpe en el 33. Hiroki Sakai se animó, pero el arquero Thibaut Courtois​ controló a dos tiempos. Los últimos minutos de la primera mitad fueron para Bélgica, que a pesar de gozar de las mejores opciones no perforó el arco de los nipones.

La segunda parte se inició con un disparo al poste por parte del cuadro belga. La acción espoleó a los japoneses que encontraron su recompensa en el 48. Genki Haraguchi con un disparo cruzado batió a Courtois. Los asiáticos golpearon de nuevo en el 52. Takashi Inui le pegó desde la frontal y el balón se anidó en el arco europeo.

Bélgica no se rindió. La desventaja le obligó a buscar el descuento lo que propició un duelo de ida y vuelta. Encontró premio a su esfuerzo en el 70. Jan Vertonghen anotó de cabeza y cuatro minutos después llegó el empate también con la testa por intermedio de Marouane Fellaini.

La selección belga casi sentencia el pulso en el 86 con par de remates de cabeza que abortó el portero nipón. El jaque mate en el 94 cuando Nacer Chadli culminó un eficaz contragolpe.

El análisis de los enviados especiales de FIFA.com

Simon Massart, con Bélgica

Hasta el gol de Vertonghen, Bélgica falló en demostrar la resiliencia mental que se necesita en este tipo de partidos de un Mundial, pero a partir de allí, gracias a que tal vez los japoneses hayan pagado caro su esfuerzo anterior, el nivel mejoró. El equipo pasó por una montaña rusa de emociones hasta llegar a ese gran contragolpe que posibilitó el triunfo final. Y el alivio.

Hidetoshi Suzuki, con Japón

Es un resultado muy decepcionante para Japón después de tener dos goles de ventaja. Todo parecía controlado pero un error del portero Kawashima posibilitó el primer gol. Allí perdió el tempo y el ritmo del partido. Concedió el empate muy rápido y el tercero fue cruel. Muy triste pero esto es el fútbol. Un solo fallo puede cambiar un partido. Los Samuráis Azules deben aprender de esto.

Jugador del Partido

Pese a que Eden Hazard no tuvo uno de sus mejores partidos hasta el primer gol belga, el capitán se las ingenió para aparecer en el momento caliente, cuando su equipo necesitó de él para concretar una remontada que quedará en los libros.

El dato

48 – Es la primera vez en 48 años que un equipo levanta un 0-2 en la fase de eliminatorias directas de un Mundial. La última vez había sido Alemania ante Inglaterra (3-2) en los cuartos de final de México 1970.

Lo que viene

Brasil – Bélgica, 6 de julio, Kazán

 

 

También te puede interesar