Seamos sinceros: si no fuera por Groucho sólo unos pocos cinéfilos recordaríamos las películas de los hermanos Marx. A cuarenta años de su muerte, Groucho trasciende menos por sus filmes que por esas frases suyas cargadas de ingenio que jamás envejecerán.

¿De que sirve el ingenio cuando no nos divierte? No hay nada más fatigoso que un ingenio triste.

Iván Turguéniev

"Su desvergonzado desprecio por el orden establecido, basado en una falta absoluta de sentimentalismo, hará tanta gracia dentro de mil años como lo hizo entonces", dijo alguna vez Woody Allen sobre Groucho y tiene razón.

Las películas de los hermanos Marx —Groucho, Chico, Harpo, y en ocasiones Zeppo—, que constituyen casi un 'género' cinematográfico, puede que resientan el paso del tiempo si nos detenemos en las bufonadas mudas de Harpo y los lucimientos musicales de Chico, pero el humor corrosivo y subversivo de los Marx, esa convivencia única e irreverente de anarquía y absurdo —cuya mejor ilustración es la famosa escena del camarote de la película 'Una noche en la ópera' (1935)—, sobrevivirá junto a las agudezas verbales de Groucho que parecen refractarias a las traducciones aproximadas y el acento esquivo de los doblajes.

comedia silente en las películas de los hermanos Marx, Groucho le dio al recién estrenado cine sonoro una razón de ser con sus exaltados desplantes verbales en donde ponía al mundo patas arriba al perturbar toda lógica. "¡Si nos encuentran estamos perdidos! // ¿Cómo vamos a estar perdidos si nos encuentran?" se escucha en la delirante 'Sopa de ganso' (1933). No es de extrañar entonces que la frase "Soy marxista de la tendencia Groucho" fuera una de las pintadas de las revueltas estudiantiles del mayo francés de 1968, una declaración de principios con la que aquellos jóvenes descontentos y deslenguados que querían cambiar el mundo de una vez se quitaban de arriba la presión de la ortodoxia ideológica de una izquierda anquilosada.

Como Chaplin, cuya 'imago' se puede abreviar a bigote y bombín, a Groucho lo revelan sus gafas redondas y el bigote y las cejas pobladas; sin olvidar, por supuesto, su eterno puro, protagonista de uno de sus mejores lances de ingenio: "Quiero mucho a mi marido", le dijo alguna vez una madre de once hijos para explicar su fertilidad.

"Señora, a mí me gusta mucho mi puro, pero de vez en cuando me lo saco de la boca", objetó el comediante. Groucho, que conoció a Charles Chaplin cuando éste apenas si comenzaba a triunfar en la pantalla grande, reconoció en sus memorias ('Groucho y yo') que el inglés fue "el actor cómico más grande que el cine o cualquier otro medio artístico haya producido jamás", lo cual no es un elogio menor proviniendo de un artista al que no pocos le rinden parejo tributo.

El judío y el antisemita

En Groucho, la máscara íntima y a la vez extrínseca que suponen las gafas, el bigote y las cejas, borró por completo a Julius Henry Marx, que tal era el verdadero nombre de quien confesara en cierta ocasión que si bien disfrutaba como actor las carcajadas y los aplausos del público su "mayor afición" había sido siempre el dar a la imprenta algo escrito por él. Esta inclinación por las letras quizás explique por qué cuando a inicios de 1961, en una carta remitida desde Londres, el poeta T.S. Eliot le pidió una fotografía con dedicatoria, Groucho se la enviara sin preguntar razones. En una carta posterior, Eliot le agradeció el envío, pero le solicitó una nueva foto en la que estuviera "caracterizado como en las películas". A partir de ahí se establecería una curiosa relación epistolar entre un judío sagaz y un antisemita embozado en la que el ingenio caótico de Groucho resquebrajaría la mesura y circunspección del autor de 'La tierra baldía'. "Los periódicos publicaron su fotografía y dijeron que, entre otros motivos, venía usted a Londres para verme. Esto aumentó considerablemente mi prestigio en el barrio, de manera especial en la verdulería de la esquina", reconoce jovial Eliot en una de sus cartas al histrión antes de un encuentro dilatado durante dos años que finalmente tuvo lugar en 1964 y cuya demora explica Groucho por la misma vía:

"Mi enfermedad, que hace tres meses mis tres médicos describían como leve, ha ocupado velozmente todo mi organismo. Me apena decir que los tres médicos tienen cierto interés en su bienestar económico. Por esta razón, y hasta el momento, me han sacado ocho mil dólares".

Julius Henry Marx nació en Nueva York, el 2 de octubre de 1890; Groucho falleció en Los Ángeles el 19 de agosto de 1977. Entre ambas fechas se las ingenió para prodigar su divertido ingenio en una veintena de películas, un par de programas de radio, un concurso televisivo del que fue anfitrión y ganar un Oscar honorífico (1974). Su anarquismo —"sea lo que sea, estoy en contra"— y el frecuentar amistades sospechosas de "actividades antinorteamericanas" despertó la suspicacia del FBI que lo investigó desde los años cincuenta hasta principio de los sesenta. Desafortunadamente, una neumonía intratable truncó su intención de "vivir para siempre o morir en el intento" y le impidió además cumplir la exhortación de una admiradora de mediana edad que se lo encontró en una calle de Chicago y le pidió tímidamente: "No se muera,se lo suplico.Siga viviendosiempre"

Fuente : Sputnik

 

 

Todo el potencial económico y empresarial del centro del país se concentra desde este jueves en Corferias, escenario de ExpoCundinamarca 2018, la feria que busca resaltar las características culturales, gastronómicas y turísticas de este departamento.

Uno de los objetivos de la feria es exponer a propios y visitantes las bondades culturales y las actividades para la familia que ofrecen los 116 municipios de Cundinamarca, a través de seis tipos de turismo en los que el departamento es líder.

Los visitantes podrán, a través de varios eventos, descubrir ofertas en agroturismo, aventura, bienestar al natural, ecoturismo, la ruta de la leyenda ‘El Dorado’ y turismo religioso.

“Este proceso (...) no ha desconocido a los pequeños gremios. Hubiéramos podido montar una actividad con los grandes operarios turísticos del país pero no lo hicimos de esa manera. Fuimos a las regiones e invitamos a los pequeños operadores de los hoteles para que se vincularan de manera activa", explicó el gobernador de Cundinamarca, Jorge Rey.

El evento se lleva a cabo desde este jueves 6 y hasta el próximo domingo 9 de diciembre en el pabellón 17 del centro de eventos y exposiciones Corferias. La entrada es gratuita.

El evento inaugural se llevó a cabo esta mañana en el teatrino del pabellón 17 de Corferias, con la presencia de empresarios y las autoridades nacionales, departamentales y distritales, así como de representantes de los diferentes gremios.

Entre las actividades programadas se encuentran una agenda académica compuesta por foros y talleres sobre el turismo y el desarrollo regional, concursos de belleza, actividades para niños, un show de comedia y juegos pirotécnicos.

También está programada la celebración de la noche de las velitas para el viernes 7 de diciembre y varios conciertos que se realizarán los días sábado y domingo, con la participación de artistas como Andrés Cepeda, Kevin Flores y Ómar Geles.

En la noche de este jueves se realizará un desfile de moda con la presentación de María Francisca Rocha, una de las colombianas más destacadas en ese ámbito. Allí se presentará la colección ‘Tejedoras de historias’, del diseñador Juan Pablo Socarrás, que busca narrar la tradición de las hilanderas en el municipio de Cucunubá.

Por su parte, la firma ‘Bendita Seas’ presentará la colección ‘Sentimentalismo’, que utiliza materiales textiles como cueros y lanas que se producen en el departamento. Este desfile será amenizado por el grupo Tinto y por la Banda Sinfónica Juvenil de Cundinamarca.

 

 

Por : Abeth Gustavo Kámell

Cuento -corto 

El negro Senén no solo vendía raspao de hielo teñido con vainilla de colores encendidos, sino que resultó ser --sin proponérselo en cuanto que, nunca supo quién fue--, un alumno aventajado de Galileo Galilei, cuando en una noche de primavera del año 68, en la zona bananera del Caribe colombiano dijo, espantado por la fantasía de su mente:

¡Mierda! ¡Qué vaina tan bonita!

¿A qué te refieres negro Senén?, preguntó un tanto impresionado Picogordo, un gran amigo suyo de los viejos tiempos de la cometa, cuando de niños iban a los playones de Tucurinca a volar barriletes de vivos colores, en la temporada de brisas, de huracanes y ventiscas.

--Hombre pues al batallón de luciérnagas que vi anoche aquí en el cielo de Tucurinca--, dijo el hombre negro, de pelo grisáceo y ensortijado.

--Pero… ¿Cuáles luciérnagas? si anoche el cielo de Tucurinca estaba oscuro, ni siquiera estrellas y luceros había--, acotó lleno de dudas Picogordo.

--No señor, dijo Senén, yo vi con estos ojos que se los ha de comer la tierra y los gusanos, cómo un batallón de luciérnagas con luces amarillas y doradas, apartaban a los luceros y a las estrellas para quedarse ellas solitas con el cielo de Tucurinca ¡lo juro por mi madre muerta y por mis hijos!, se molestó el hombre negro, de canas plateadas y ojos brillantes y saltones como los de un conejo.

--Mira Negro, ¿no será que te llegó la menopausia y esa vaina te está haciendo ver cosas raras? Repuntó Picogordo, creyendo que al negro Senén algo muy extraño lo estaba perturbando, o en el peor de los casos: lo estaba desquiciando.

--Que va: si la menopausia le da es a las mujeres ya viejonas pero no a los hombres--, se defendió el hombre negro que se había vuelto famoso en las fincas de guineo de la zona bananera, por vender los raspaos de hielo con vainilla de colores encendidos más deliciosos de la región Caribe.

--Senén--, alertó Picogordo. --¡estás chiflado!, ¡estás loco! mi amigo querido--, le dijo en tono jocoso con una sonrisa a media marcha el v viejo conocido del Negro Senén.

--Hombre Picogordo, deje de ser terco como una gallina ciega: le digo que yo vi lo que vi y punto--, acotó el hombre negro de pelo plateado, a punto de perder la paciencia y más aún, cuando su mejor amigo de Tucurinca le dijo que estaba menopáusico y que estaba desequilibrado mentalmente.

La conversación entre los dos buenos amigos de Tucurinca no obstante las revelaciones del hombre vendedor de raspao, concluyó en buenos términos despidiéndose con un fraterno apretón de mano y cada uno se marcó a sus respectivos aposentos, pero la cuestión no quedó ahí, por cuanto Picogordo quedó con la espinita adentro como una daga pegada al cuello, con la leve sospecha que su amigo, el negro Senén Reales estaba perdiendo la razón.

--A este pobre negro se le corrió la teja: está loco de remate--, habló para sí, Picogordo, pero en ese momento pasaba por allí, el cachaco Zoilo, que había llegado a Tucurinca, huyendo de los paramilitares del Urabá antioqueño, que lo querían matar porque no quiso pagar el impuesto de guerra que le pusieron cuando el pobre hombre lo único que tenía como patrimonio preciado era, diez puercos gordos, quince gallinas expertas en parir huevos de cinco yemas, y un ranchón de bahareque y techo de palma donde vivía con su mujer y sus ocho hijos.

Como el cachaco Zoilo notó que Picogordo estaba algo perturbado y fuera de eso hablando solo, la curiosidad empezó a picarle como urticaria al punto que no se aguantó más y decidió averiguar qué estaba sucediendo.

--Picogordo, ¿necesita de mi ayuda? le dijo en tono humanitario.

--No, tranquilo Zoilo, estoy bien.

--Pero lo escuché hablando solo y eso no es buena señal.

--No, no es nada, solo que hay días que uno amanece como embrujado pensando pendejadas pero nada más—replicó Picogordo.

Pero cuál sería la sorpresa de Picogordo y el cachaco Zoilo, cuando a la media noche en vísperas de un viernes santo, escucharon un cuchicheo que venía del techo de sus casas, lo que los llevó a salir empiyamados ambos a ver qué era la vaina y casi les da un infarto cuando al mirar al infinito, todo el cielo de Tucurinca estaba lleno de luces amarillas y verdes que generaban una monumental legión de luciérnagas como había dicho una y mil veces, el humilde negro Senén.

La sorpresa fue tan espectacular por lo mágico del momento cuando ya entraba la madruga y cuando los gallos del viejo Male Cortina empezaban a cantar, que la mujer de Picogordo debió empapar la cabeza de su marido, de menticol además de rezarle un credo al revés y darle dos tragos dobles de vino de consagrar para que saliera del trance en que parecía haber caído.

 

 

 

Por cuarto año consecutivo el Bogotá Short Film Festival de Cortos de Bogotá - BOGOSHORTS se propone integrar los mundos del cine y la gastronomía a través de un evento especial el lunes 10 de diciembre, en el que reconocidos expertos colombianos y extranjeros se enfrentarán al reto de interpretar en sabores, diferentes cortometrajes que han sido especialmente seleccionados a partir de la programación del festival.

Coordinado por Sebastián Hernández, montajista galardonado con el Premio Macondo por su trabajo en las películas La sangre y la lluvia (Jorge Navas, 2009) y El páramo (Jaime Osorio M., 2012), y editor de las series originales de Netflix Distrito Salvaje y Frontera Verde, ambas rodadas en Colombia; BOGOSHORTS degusta ofrece a 50 personas la oportunidad de disfrutar de un menú sorpresa al tiempo que ven los cortometrajes que inspirarán las cuatro entradas, los tres platos fuertes y el postre que degustarán, cada uno con un maridaje especial.  

En esta edición, el escenario donde ocurrirá este encuentro casi sinestésico será el restaurante La Puerta Azul, una antigua fábrica de pasta en el barrio Usaquén de Bogotá. Allí nueve chefs invitados crearán estos platos inspirados en dos cortometrajes de la Competencia Nacional de Ficción, uno de la misma categoría de la Competencia Internacional y otro del Panorama Internacional de Animación.

Los perfiles de estos chefs son tan diversos como especializados: Alejandro Cuéllar, especializado en cocina silvestre, que desarrolla especialmente en su huerta Santa Beatriz, y juez invitado en las tres ediciones de Master Chef Colombia y cocinero invitado en Master Chef Polonia en el año 2016; Marcela Arango y Camilo Ramírez, creadores del restaurante El Ciervo y el Oso, donde exploraron a fondo sabores típicos e ingredientes locales y que actualmente incursionan en la comida callejera con su taquería El Pantera en el barrio Quinta Camacho de Bogotá; Sebastián Bedoya, cocinero en La Monferrina, restaurante italiano y fábrica de pastas, egresado del Instituto Argentino de Gastronomía; Juan David Gracia, consultor para restaurantes, chef del restaurante Primitivo y Empanadas La Regional; el chef español Koldo Miranda, quien tras trabajar con reconocidos chefs y restaurantes en España, abrió un restaurante con su nombre en Asturias, por el cual recibió su primera Estrella Michelin; la artista plástica Antonuela Ariza, cocinera empírica y activista gastronómica, fundadora de la heladería Selva Nevada y líder de la Alianza de Cocineros de Slow Food Colombia; David Orozco, creador del restaurante Chorilongo, que prepara comida rápida y callejera de forma artesanal, ha trabajado en Punta del Este, Barcelona, Aragón y el País Vasco, y el argentino Adrian Madio, que reside en Colombia desde hace 7 años y actualmente trabaja en el Bar Manager del Restaurante Juana La Loca, reconocido por los cócteles de autor.

Las personas interesadas podrán reservar su cupo, que tendrá un costo de $150,000, directamente con el restaurante llamando al número 321 4923523 o a través del link de Houspoon.

 

 

El director, escritor, guionista y creador de innumerables personajes de los comics Stanley Martin Lieber. conocido en el mundo del cine como Stan Lee, murió a la edad de 95 años en el Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles, California, este 12 de noviembre .

El editor y escritor de cómics. había nacido  en Nueva York, Estados Unidos, en una familia de inmigrantes judíosrumanos, formada por  Celia Solomon y el sastre Jack Lieber. Lee fue dado a luz en el apartamento de sus progenitores, en la esquina de West 98th Street con West End Avenue en Manhattan y toda su infancia la vivió junto a sus padres y su hermano menor llamado Larry.

 La situación económica de sus padres no era muy buena, tenían muchas deudas y la sastrería no podía suplir con tales gastos. Por entonces la familia vivía en un pequeño apartamento de un solo dormitorio en el 17 – 20 University Avenue en el Bronx.

En su juventud, tuvo gran interés por los libros y películas, como en las que actuaba Errol Flynn, de géneros de acción y heroicas. Estudió en la DeWitt Clinton High School ubicada en el Bronx. Se graduó de la escuela secundaria a los 16 años en 1939. Al tiempo, ingresó al WPA Federal Theatre Project, pero tuvo que interrumpir su proceso porque se alistó al ejército por cinco años; sirvió durante la Segunda Guerra Mundial hasta 1945 en la división de los Signal Corps. Al salir comenzó a escribir manuales y guiones de película. Para esta época, Stan Lee se enfrentó a un suceso trágico en su vida, su esposa Joan Clayton Boocock, con la que se había casado el 5 de diciembre de 1947, murió tres días después del parto de su hija Joan Celia Lee, en 1953.

Se desempeñó en empleos a tiempo parcial como escritor de libros de defunciones y entierros; también redactó comunicados de prensa y artículos especializados para el Centro Nacional de Tuberculosis. Era un joven muy versátil, fue repartidor de una farmacia y también recepcionista en una fábrica de pantalones. Luego de un tiempo, por colaboración de unos familiares, entró a trabajar como ayudante en la editorial Timely Comics, que en 1950 funcionó bajo el nombre de Atlas Comics y en 1960 como Marvel Comics, la editorial era propiedad de Martin Goodman, el marido de su prima.

Con tan solo 20 años debutó como guionista en la editorial, su primer escrito fue titulado Captain America Foils Traitor’s Revenge, contenía dos páginas, en el que el protagonista era el Capitán América. Stanley Martin Lieber, firmó este primer trabajo con el seudónimo “Stan Lee”. Mucho tiempo después, decidió cambiarse el nombre legalmente por su seudónimo.

Stan Lee tenía una gran destreza en lo que hacía, sus guiones y creaciones eran asombrosas; fue tal que Marvel Comics pasó de ser una pequeña editorial a una corporación multimedia a nivel internacional. También debemos destacar el aporte de colaboradores como su hermano, el guionista y dibujante Larry Lieber, el guionista y dibujante Steve Ditko, el guionista y dibujante Bill Everett, el dibujante Don Heck y, sobre todo, el guionista y dibujante Jack Kirby (co- creador del Capitán America) estos hombres aseguraron el esplendor de Marvel en la década de los 60.

Marvel rivalizó y compitió con la editorial DC Comics, así que, en 1961 Marvel puso en manos de Stan Lee la creación de los 4 Fantásticos como respuesta a Justice League de la editorial rival. Los 4 fantásticos se hicieron muy populares. Posteriormente creó junto con el dibujante Jack Kirby y el historietista Steve Ditko a los personajes más notorios de la editorial, que marcaron el comienzo de la Edad de Plata del cómic estadounidense. Gracias a esto, Stan fue redactor jefe durante gran parte de la década de los 70. Luego fue sucedido por su excelente ayudante, Roy Thomas. Aunque no se alejó totalmente de la redacción, siguió escribiendo columnas y guiones ocasionalmente, como la serie de especiales Just Imagine Stan Lee y hasta para DC Comics, en este momento ya no hacia parte de Marvel.

Este gran artista tiene un abanico de creaciones, entre sus creaciones más destacadas figuran personajes como: Pantera Negra, Silver Surfer, Iron Man, Thor, Hulk, los Vengadores, X-Men, Spider-Man, Daredevil, Doctor Strange, y Nick Fury. También incursionó en el arte manga, proveniente de Oriente, con Heroman. En todas las películas realizadas por Marvel aparece como productor ejecutivo y en muchas ha realizado cameos, es la aparición de un personaje conocido entre los espectadores de alguna serie o película, que ahora realiza un personaje irrelevante o secundario.

En los siguientes años, Marvel creó personajes de menor impacto popular, tales como Blade (1973) o The Punisher (1974)). Pero decidieron impulsar y sacarles el jugo a sus personajes estrella tanto en comics, televisión o en cine. En este último medio se multiplicaron las apariciones de sus superhéroes a partir de comienzos del siglo XXI con la mejora de las Imágenes Generadas por computador, las siglas en inglés CGI.

En 2008, el presidente de Norteamérica George W. Bush le entregó la American National Medal of the Arts, como reconocimiento a su arduo y admirable trabajo. En 2011, con 88 años, se le dio una estrella en el importante Paseo de la Fama de Hollywood. Su situación física era compleja, por ello, a finales de septiembre de 2012, se sometió a una operación quirúrgica para insertarle un marcapasos. Su deficiencia cardíaca le impidió continuar con su profesión. Se dedicó a pasar tiempo con su esposa y su hijo. Lamentablemente, su esposa Joan falleció, a la edad de 95 años, el 6 de julio del año 2017.

 

 

 

Página 1 de 14

Bohemian Rhapsody -La vida de Freddy Mercury

Love Story - La voz de el inolvidable Al Martino

 

Usuarios

Please publish modules in offcanvas position.