Durante una conferencia en el hotel Four Seasons de la Ciudad de México, las actrices mexicanas Ana de la Reguera y Marina de Tavira, integrantes de Cinema23 y Rodrigo Peñafiel, presidente de Premios Fénix, dieron a conocer a los nominados de la quinta edición del Premio Iberoamericano de cine Fénix, la cual tendrá lugar el próximo 7 de noviembre en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris de la CDMX y que celebra al cine hecho en Iberoamérica y a sus profesionales. 

19 ficciones y diez documentales fueron seleccionados para participar en las categorías de Largometraje de ficción, Dirección, Actuación masculina, Actuación femenina, Guion, Fotografía, Edición, Diseño de arte, Sonido, Música, Vestuario, Largometraje documental y Fotografía documental. Estos títulos fueron elegidos entre los 66 largometrajes de ficción y los 27 largometrajes de documental por un Comité técnico, conformado por directores, guionistas, actores, fotógrafos, diseñadores de arte, sonidistas, editores y músicos que hacen parte de la asociación de Cinema23.

Por segundo año consecutivo se reconocerá a las series hechas en la región, las cuales podrán participar en las categorías de Serie y Ensamble actoral. Para este proceso, se contó con 36 series elegibles, de las cuales cinco resultaron nominadas para esta edición de los Premios Fénix.

Adicionalmente, se entregarán tres reconocimientos especiales durante la ceremonia: El Premio Fénix a la Labor Cinematográfica, otorgado por la Federación Iberoamericana de Academias de Cine -FIACINE- en coordinación con la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas -AMACC-; El Premio Fénix al Trabajo Crítico, otorgado por FIPRESCI; y El Premio Fénix de los Exhibidores, otorgado por los principales exhibidores de la región y coordinado por Cinépolis que contempla el voto del público y que se dará a conocer en 10 días. Los ganadores de estos reconocimientos se revelarán en el marco del Festival Internacional de Cine de Morelia en octubre.

Así, los largometrajes nominados en las diferentes categorías son:

Largometraje ficción:

- Alanís (producción: Diego Dubcovsky, Laura Huberman, 2017).

- As boas maneiras (producción: Sara Silveira, Maria Ionescu, Clément Duboin, Frédéric Corvez, Brasil, Francia, 2017).

- Cocote (producción: Fernando Santos Díaz, Christoph Friedel, Lukas Valenta Rinner, República Dominicana, Argentina, Alemania, Qatar, 2017).

- Las herederas (producción: Sebastián Peña Escobar, Marcelo Martinessi, Christoph Friedel, Claudia Steffen, Agustina Chiarino Voulminot, Fernando Epstein, Julia Murat, Hilde Berg, Xavier Rocher, Marina Perales Marhuenda, Paraguay, Alemania, Brasil, Uruguay, Noruega, Francia, 2017).

- Museo (producción: Gerardo Gatica, Alberto Muffelman, Ramiro Ruiz, México, 2018).

- Pájaros de verano (producción: Cristina Gallego, Katrin Pors, Colombia, México, Dinamarca, Francia, 2018).

- Zama (producción: Benjamín Domenech, Santiago Gallelli, Matías Roveda, Vania Catani, Pedro Almodovar, Agustín Almodovar, Esther García, Argentina, España, Francia, Países Bajos, Estados Unidos, Brasil, México, Portugal, Líbano, Suiza, 2017).

Dirección:

- Anahí Berneri por Alanís

- Julio Hernández Cordón por Cómprame un Revólver.
- Marcelo Martinessi por Las herederas. 

- Laura Mora por Matar a Jesús.

- Alonso Ruizpalacios por Museo.

- Ciro Guerra y Cristina Gallego por Pájaros de verano.

- Lucrecia Martel por Zama. 

Actuación femenina:

- Sofía Gala Castiglione por Alanís. 

-Karine Teles por Benzinho.

-Antonella Costa por Dry Martina.

-Bárbara Lennie por Una especie de familia.

-Carmiña Martínez por Pájaros de verano.

Actuación masculina:

- Lorenzo Ferro por El Ángel. 

- Javier Gutiérrez por El autor

- Gael García Bernal por Museo.

- Rodrigo Santoro por Un traductor. 

- Daniel Giménez Cacho por Zama. 

Guion:

- Marcelo Martinessi por Las herederas.

- Laura Mora y Alonso Torres por Matar a Jesús.

- María Camila Arias y Jacques Toulemonde por Pájaros de verano.
- Jaime Rosales, Michel Gaztambide y Clara Roquet por Petra. 

- Lucrecia Martel por Zama. 

Fotografía de dirección:

- Julián Apezteguía por El Ángel.
- Luis Armando Arteaga por Las herederas. 

- Damián García por Museo.
- David Gallego por Pájaros de verano.

- Rui Poças por Zama. 

Diseño de arte:

- Julián Apezteguía por El Ángel.

- Mikel Serrano por Handia.

- Carlo Spatuzza por Las herederas.

- Llorenç Miquel por La librería.

- Renata Pinheiro por Zama. 

Vestuario:

- Julián Apezteguía por El Ángel.

- Saioa Lara por Handia.

- Mercè Paloma por La librería.

- Catherine Rodríguez por Pájaros de verano.

- Julio Suárez por Zama

Sonido:

- José Luis Díaz y Emmanuel Croset por El Ángel.
- Nelson Carlo De Los Santos Arias, Nahuel Palenque por Cocote.
- Daniel Turini, Fernando Henna, Rafael Álvarez y Ariel Henrique por Las herederas.
- Javier Umpierrez, Isabel Muñoz, Michelle Couttolenc y Jaime Baksht por Museo.
- Carlos E. García , Claus Lynge y Marco Salaverría por Pájaros de verano.
- Guido Berenblun por Zama.

Edición:

- Guille Gatti por El Ángel.

- Caetano Gotardo por As boas maneiras.

- Nelson Carlo De Los Santos Arias por Cocote. 

- Miguel Schverdfinger por Pájaros de verano.
- Miguel Schverdfinger y Karen Harley por Zama. 

Música original:

- Tomaz Alves Souza y Mestre Anderson por Azougue Nazaré.
- Benedikt Schiefer por Central Airport THF. 

- Tomás Barreiro por Museo.

- Leonardo Heiblum por Pájaros de verano.
- Giorgio Giampà por Tiempo compartido. 

Largometraje documental:
- Baronesa (Dir. Juliana Antunes, Brasil, 2017).

- Bixa Travesty (Dirs. Kiko Goifman y Claudia Priscilla, Brasil, 2018).

- Central Airport THF (Dir. Karim Aïnouz, Alemania, Francia, Brasil, 2017).

- Muchos hijos, un mono y un castillo (Dir. Gustavo Salmerón, España, 2017).

- O proceso (Dir. Maria Augusta Ramos, Brasil, Alemania, Holanda, 2018).

- El silencio es un cuerpo que cae (Dir. Agustina Comedi, Argentina, 2017).

- Teatro de guerra (Dir. Lola Arias. Argentina, España, Alemania, 2018).

Fotografía documental:

- Juan Sarmiento G. por Central Airport THF.

- Pedro J. Márquez por Ex-Pajé.

- Caleb B. Kuntz por Nosotros las piedras.

- Manuel Abramovich por Teatro de guerra.

- Lara Vilanova por Trinta Lumes. 

Serie:

- Aquí en la tierra (primera temporada), México, Fox Networks Group Latin America, La Corriente del Golfo.

- La casa de papel (segunda temporada), España, Vancouver Media, Netflix.

- Félix (primera temporada), España, Movistar+.

- Luis Miguel (primera temporada), México, Gato Grande, Netflix.

- Narcos (tercera temporada), Colombia, Estados Unidos, Netflix.

Ensamble actor de serie:

- Aquí en la tierra (primera temporada), México, Fox Networks Group Latin America, La Corriente del Golfo: Tenoch Huerta Mejía, Alfonso Dosal, Daniel Giménez Cacho, Ariadna Gil, Paulina Dávila, Yoshira Escárrega, Ignacio López Tarso, Dolores Heredia, Gael García Bernal y Luis Gnecco.

- La casa de papel (segunda temporada), España, Vancouver Media, Netflix: Úrsula Corberó, Álvaro Morte, Itziar Ituño, Paco Tous, Pedro Alonso, Alba Flores, Miguel Herrán, Jaime Lorente, Esther Acebo, María Pedraza, Darko Peric y Kiti Manver.

- Félix (primera temporada), España, Movistar+: Leonardo Sbaraglia, Pere Arquillué, Mi Hoa Lee, Ginés García Millán y Pedro Casablanc.

- Luis Miguel (primera temporada), México, Gato Grande, Netflix: Diego Boneta, Oscar Jaenada, Anna Favella, Paulina Dávila, Camila Sodi, Juan Pablo Zurita, Cesar Bordón y Martín Bello.

- Narcos (tercera temporada), Colombia, Estados Unidos, Netflix: Pedro Pascal, Damian Alcazar, Francisco Denis, Alberto Ammann, Pepe Rapazote, Matias Varela, Michael Stahl-David, Matt Whelan, Miguel Angel Silvestre, Kerry Bishe, Arturo Castro, Jose Maria Yazpik, Margarita Rosa de Francisco y Taliana Vargas.

En el inicio de la Semana Fenix, Netflix y Cinema23 otorgarán un reconocimiento a un director de una ópera prima que forma parte de los largometrajes de ficción y documental nominados a los Premios Fénix 2018. Diego Avalos, director de originales internationales para América Latina y España, declaró, “Desde que Netflix se lanzó en América Latina en el 2011, hemos apostado en el talento Iberoamericano y colaborado con una amplia diversidad de creadores, directores y actores frente y detrás de las cámaras. Nos llena de orgullo seguir colaborando con Cinema23 por medio de este reconocimiento a las nuevas voces de la industria audiovisual”.

Éstas son las películas y documentales nominadas al Premio Netflix Ópera Prima:

- Azougue Nazaré (Dir. Tiago Melo, Brasil, 2018).

- Baronesa (Dir. Juliana Antunes, Brasil, 2017).

- Las herederas (Dir. Marcelo Martinessi, Paraguay, Alemania, Brasil, Uruguay, Noruega, Francia, 2017).

- Muchos hijos, un mono y un castillo (Dir. Gustavo Salmerón, España, 2017).

- El silencio es un cuerpo que cae (Dir. Agustina Comedi, Argentina, 2017).

- Teatro de guerra (Dir. Lola Arias, Argentina, España, Alemania, 2018).

- Un traductor (Dir. Rodrigo y Sebastián Barriuso, Cuba, Canadá 2018).

La ceremonia de premiación se realizará el 7 de noviembre en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, icónico espacio en el centro de la capital que este año cumple un siglo de existencia. Se transmitirá en vivo y en directo por televisión a toda América Latina a través de Golden y en streaming a todo el mundo a través de sopitas.com, elpais.com, msn.com y premiosfenix.com. Además, la alfombra roja será transmitida por streaming a través de E! Online.

 

 

 

 

Por: Abeth Kamell - Cuento Corto 

Las estrellas, los luceros y las luciérnagas se apoderaban del cielo y resplandecían los matorrales

Nací cuando las noches y los días empezaban al mediodía en Tucurinca, cerca a Macondo, (a Aracataca), en que había levantado una fortuna el señor Buelvas mi tío, hermano de padre de Roquelina Isabel mi madre mulata de cabellos largos y olorosos y fina artesana tejedora de hamacas y pellones.

El señor Buelvas mi tío, sacrificaba vacas de su hato lechero, en las madrugadas, puyando sus cuellos con un filudo cuchillón de acero inoxidable que parecía un espejo de agua cuando el resplandor de la luna clara iluminaba el monte, y todo, para vender carne al menudeo y en pequeñas cuantías en la colmena, en el expendio de la esquina, diagonal al ventorrillo del gordo Zoilo que vendía chucherías y carruzos de brillantina, de pomadas con olores a nardos para engominar el cabello y mostrarlo brillante, esplendoroso y mágico.

El expendio estaba estratégicamente situado en el corazón del pueblo por donde pasaba a un costado, el burro, un rústico tren que votaba tanto humo en cada pitada que parecía un dragón medieval y que cargó y transportó muchas tropas del gobierno en una de las tantas guerras civiles que flagelaron la región, para que dieran plomo a la resistencia criolla conformada por centenares de hombres desempleados y malcomidos que prefirieron morir dando plomo también, que seguir viviendo el drama de ver morir de hambre a sus hijos.

El burro además de cargar soldados, también cargó toneladas de racimos de guineo verde empacado en bolsas plásticas transparentes de las plantaciones de Guacamayal y Sevilla, donde las culebras, los buitres y los marranos diariamente se daban un banquete comiéndose el guineo que los trabajadores no alcanzaban a empacar.

Todas las mañanas, muy temprano y cuando el sol empezaba a despuntar por las estribaciones de la sierra madre, me encontraba al cachaco Zoilo tomando café negro en la esquina del cachaco Mejía, con una barriga de mujer preñada que casi no lo dejaba caminar:

--Buenos días don Zoilo--, lo saludaba con gran respeto.

--Buenos día--, me respondía formalmente como buen cachaco, con la taza de tinto caliente aprisionada en sus regordetas manos boterianas, de las que salían hileras de humo que se perdían en el aire fresco de la mañana.

En el camino, antes de llegar a la fama de mi tío, también me topaba con otro hombre importante del pueblo: “Picogordo”, un señor de estatura mediana, dueño de varias fincas ganaderas de la región, amigo de mi tío, el señor Buelvas, a quien también había que saludar:

--Picogordo…Buenos días.

--Y usted ¿quién es? me decía algo sorprendido sin responder al saludo, quitándose los espejuelos de gruesos vidrios para detallarme con sus ojos miopes y unas bolsas de pellejos colgados debajo de sus ojos de conejo, como dos goteras.

Luego de detallarme sigilosamente con su mirada, procedía a interrogarme bastante intrigado, aprovechando sus virtudes histriónicas:

--No me diga que usted es familiar del señor Buelvas ah.

--Soy su sobrino--, me apresuré a contestar. Por la noche, aprovechando la claridad de la luna de la primavera, me paraba en los bordillos de cemento de la acequia que daba a la casa de mi tío, para ver correr la corriente de agua cristalina, para ver el musgo que iba creciendo a paso agigantado y para escuchar los cantos continuos de los

renacuajos y los sapos tomateros, de quienes mi tío decía, que oírlos cantar en luna clara, eran cosas de buenos presagios.

--Mi tío tiene razón: estos sapitos cantan bonito--, me decía así mismo en un estado de felicidad plena, que robustecía mi alma.

Pero cerca de la acequia, también madrugaba a comprar carne, “El Negro” Cenén, un hombre bueno quien a pesar de ser negro de piel, en los días de la semana santa se le veía a veces blanco y a veces amarillo y todo porque una bruja de le zona bananera lo envainó, poniéndole un maleficio para dañar el color natural de su piel que parecía un mapa.

--Un curioso de Fundación después de examinar mi orina en un frasquito que le llevé, me dijo esa vaina: que lo mío no era ninguna enfermedad, sino un vainazo que me puso una mujer que tuve y que para joderme y no se fijara en mí otra vieja, ¡me envainó! explicó, al preguntarle respetuosamente, el motivo por el cual su piel cambiaba de colores como los camaleones prehistóricos.

--Son vainas de la vida, pero esté usted seguro —siguió explicando—que cuando encuentre a esa maldita bruja, la levanto a machete limpio pa que respete a los hombre--, se exasperó, pero rápidamente se ubicó en la realidad y se marchó no sin antes despedirse:

--Mire joven Buelvas, salude de mi parte a su tío. Hasta luego. Espero volver a verlo para brindarle un raspao de vainilla--, remató.

--Gracias señor Senén, pero no es necesario--, salí al paso.

Y así transcurría la vida en Tucurinca en que la poesía nocturna parecía aflorar cuando una invasión de luceros, de estrellas y de luciérnagas, iluminaban el cielo del pueblo que parecía ser de otra galaxia por cuanto raras veces los luceros se dejaban ver, igualmente las estrellas y las luciérnagas con sus lucecitas resplandecientes y amarillas, al punto que muchas noches sin luz eléctrica y poseído por la oscurana de las noches de Tucurinca, los nativos que caminaban las calles del pueblo con la gallada de amigos, fumaban tabacos criollos y a la distancia solo se veían lucecillas como un tizón ardiendo, que caminaban en el aire de la oscuridad como si no tuvieran cuerpos, lo que ocasionó que las mujeres impías de Tucurinca, pensaran que esas lucecillas de las noches, eran duendes que salían a pasear aprovechando el fresco de la noche, a lo que Picogordo decía:

--Estas mujeres están jodidas porque aquí en Tucurinca no hay duendes ni maricadas de esas, sino gente que fuma tabaco en las tinieblas y parecen luceros y luciérnaga—concluía reboleando en su boca de anciano adinerado, un puro de fabricación cubana que el viejo Jarufe le traía de Cuba cuando iba de tour por la Isla del Comandante Fidel en las vacaciones de verano de Enero.

--Sí, éstos tabacos me los trae mi compadre Jarufe y yo acá en Tucurinca se los pago en dólares—comentaba en medio del vaho emanado de su boca olorosa a nicotina y a letrina.

Para la época en que viví en Tucurinca con menos de 18 años de edad tras un éxodo forzado de mis padres, se hablaba maravilla de la zona bananera, de las extensas plantaciones de guineo y de las matas de plátano y del verdor de las tierras en que abundaba el bastimento, al punto que la gente del pueblo y de los caseríos y veredas, nunca aguantaban hambre porque lo tenían todo, empezando por el guineo que se daba silvestre como la verdolaga, y porque sin tanto misterio, cuando una familia quería desayunar bien, bastaba solo con arrancar una mata de yuca y a la olla, y a los pocos minutos apenas se oía el cuchicheo y el ruido particular de la olla hirviendo a todo timbal en los ancestrales fogones de leña con la candela cantando como presagiando la llegada de un familiar lejano.

 

Y esa serie de cosas inolvidables, eran precisamente las que Tucurinca y sus noches con lucero, estrellas y luciérnagas, el alboroto del tren en las madrugadas, las latas de leche tibia de los ordeños, los pajaritos armando un mierdero todas las madrugadas con sus míticos cantos diversos, los raspaos del viejo Senén y las muchachas bonitas de piel morena y cabellos rubios, y los cuentos de Picogordo y Jarufe junto al cachaco Zoilo y al cachaco Mejía, fue lo que hicieron que el corazón de mi tío Manuel Buelvas Navas echara raíces en Tucurinca y se quedara toda la vida, vendiendo carne en la colmena de la esquina del ferrocarril, sembrando todo tipo de alimentos en sus fincas ganaderas que tenía y que Blasito y Manuelito dos de sus hijos aventajados, al caer el sol por las tardes, arrearan el ganado a los corrales, montados en sus briosas bestias y entonando cantos de vaquería y que con una negra de casi

dos metros, tuviera una familia numerosa en un pueblo y en una región que parecía estar bendita por los Dioses y más aún, cuando en los bailes que se organizaban con jóvenes adolescentes del pueblo, solo había felicidad, alegría, buenas costumbres, traguito bien tomado y mucha paz, circunstancias que conquistaron el alma de mi tío el señor Buelvas que al final de muchos años y aún teniendo mucha vida por delante, una maldita mañana de octubre, murió de forma inexplicable cuando al pasar cabalgando a Primavera, su yegua preferida, se apeó del animal a tomar agua en un pozo cerca a una acequia, y desde ahí, desde ese momento se le prendió un dolor en el vientre que lo llevó a la tumba.

--Lo del señor Buelvas no fue ningún dolor ni nada de eso, fue un maleficio que le hicieron para matarlo y lo mataron—dijo Picogordo cuando se enteró del percance de su gran amigo el señor Buelvas.

--Ese cuento no se lo cree nadie y menos yo, que sé, de la fortaleza de este buen hombre. Dicen que una mujer de piel negra y pelo apretado se lo llevó no sé porque qué carajo, pero lo cierto es que ella fue quien le echó el vainazo—especuló con ojos tristes y apachurrados por el dolor.

--Qué pesar que todavía haya gente tan perversa—acotó con los hombros caídos por la desilusión, y enseguida secó sus lágrimas con la tradicional toalla rosada que siempre cargaba en el hombro izquierdo cuando montaba su caballo y se iba a la finca a revisar el ganado. –

--Ojalá que la bruja que le montó el velorio, se esté quemando en el infierno—remató profundamente dolido.

Por fortuna Tucurinca aún sobrevive y el poste que estaba puesto en el centro de la única cancha del fútbol que tenía el pueblo, ya lo quitaron. Cómo olvidar las noches de lucero, de estrellas y luciérnagas de Tucurinca; las muchachas bonitas de piel morena, de ojos verdes y cabellos dorados, y los raspaos del negro Senén. ¡Imposible!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Junge Deutsche Philharmonie agrupa a jóvenes músicos entre 18 y 28 años de academias musicales de habla alemana. Cuenta con su propio festival bienal, el Freispiel, y tiene una especial colaboración con la Orquesta Sinfónica de Bamberg, la Kammerphilharmonie Bremen y la Orquesta Filarmónica de Berlín. Por primera vez, la llamada “Orquesta del futuro”, llega al Teatro Mayor bajo la dirección del reconocido director Jonathan Nott con la Sinfonía nº4 en mi menor de Johannes Brahms y la Sinfonía nº1 en re mayor de Gustav Mahler. Único concierto: sábado 15 de septiembre a las 8:00 p.m. en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo. Boletas desde $40.000

La Junge Deutsche Philharmonie reúne a destacados jóvenes músicos de academias alemanas, seleccionados a partir de audiciones, y los congrega en un exigente ensamble musical. Adicional al repertorio sinfónico, se enfoca en música contemporánea y antigua. Philharmonie colabora permanentemente con artistas reconocidos internacionalmente. Desde 2014, Jonathan Nott es su principal director y asesor artístico, quien sucedió a Lothar Zagrosek, director que dio forma a la orquesta como su principal director invitado y asesor artístico entre 1995 y 2014. Igualmente, la orquesta ha invitado a colaborar a directores como David Afkham, George Benjamin, Ivor Bolton, Sylvain Cambreling, Dennis Russell Davies, Susanna Mälkki, Bruno Mantovani, Sir Neville Marriner, Sir Roger Norrington y Andrés Orozco-Estrada.

La Junge Deutsche Philharmonie se beneficia de alianzas especiales con la Orquesta Sinfónica de Bamberg, la Filarmónica de Cámara Alemana de Bremen y la Filarmónica de Berlín. Desde la temporada 2015/2016, la Sinfónica de Bamberg apadrina a la Junge Deutsche Philharmonie y los solistas y líderes de la orquesta se desempeñan como mentores de sus jóvenes colegas en un taller de ensayo que se realiza cada año, seguido de conciertos en Bamberg. Adicionalmente, cada año, la Filarmónica de Berlín invita a la orquesta a la Filarmonía de Berlín, donde sus conciertos son transmitidos a través de la iniciativa digital de la Filarmónica de Berlín: “Digital Concert Hall”.

La Junge Deutsche Philarmonie se presenta en el Teatro Mayor, bajo la dirección del maestro Jonathan Nott, con dos obras de Brahms y Mahler. La primera obra es la Sinfonía n.º4 en mi menor de Johannes Brahms, última sinfonía del compositor y que fue una demostración de que los recursos beethovenianos no estaban agotados. Hay contrastes que colocan al compositor en lo que se llama música absoluta, es decir, sin un texto explícito, sin un programa dramático argumental que enmarque la pieza musical. Por ello, para el compositor fue todo un logro ganarse en la Viena de fin de siglo, que lo había oído todo, el aplauso tan difícil de conseguir con esta composición.

La segunda obra es la Sinfonía nº1 en re mayor de Gustav Mahler, primera sinfonía de casi diez, que presenta características especiales como la inclusión de temas valseados y melodías originadas en canciones campesinas en ritmos como de cuartel militar o en tonadillas judías provincianas. Un orgullo para Mahler llevar su primera sinfonía hasta Viena y meter en los recintos sagrados de la música de concierto unos elementos de sorpresa, chocantes por ser ajenos a la capital y sus recintos. *

Jonathan Nott - director

Jonathan Nott es el director musical de la Orquesta Sinfónica de Tokio, y director principal y a asesor artístico de la Junge Deutsche Philharmonie. En enero de 2017, asumió la posición de director musical y artístico de la Orquesta de la Suiza Romanda. Invitado habitual de las mayores orquestas del mundo, ha dirigido con las orquestas filarmónicas de Berlín, Nueva York y Los

Ángeles, Concertgebow, Santa Cecilia, Celeveland, Tonhalle, la Gewandhaus de Leipzig y la Staatskapelle de Dresde y la Orquesta Radio Sinfónica de Baviera.

*Con información de las notas al programa de Ricardo Rozental.

 

Sputnik - Unos trabajos para purificar las aguas subterráneas del templo de Kom Ombo en el sur de Egipto, los arqueólogos descubrieron una esfinge, informó el Ministerio de Antigüedades de Egipto.

La figura con cuerpo de animal y cara humana es relativamente pequeña, de 28 cm de ancho. Su cabeza está decorada con un ureus —prenda real con la imagen de la diosa Uadyet—. También tiene la barba postiza, característica del faraón. Está en excelentes condiciones, incluso se han conservado algunos colores: los ojos, las cejas y las pupilas tienen un color oscuro.

La esfinge hallada en el templo de Kom Ombo en el sur de Egipto

Mostafa Waziri, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, señaló que la estatua probablemente se remonta a la época de Ptolomeo.

En Egipto, se hallan cada vez más artefactos de la cultura antigua. En particular, los científicos encontraron fragmentos de una gran estatua del faraón Ramsés II, uno de los zares más famosos del antiguo Egipto, así como el busto del emperador romano Marco Aurelio. En agosto, durante la reparación de una carretera en la ciudad egipcia de Luxor los trabajadores encontraron otra esfinge bajo tierra.

El país espera que estos descubrimientos estimulen el turismo.

Fuente : Sputnik

 

Reynolds nominado para un Oscar por su papel de patriarca del porno en "Boogie Nights" en 1997, murió a los 82 años de edad luego de una vida dedicada al cine y la televisión. 

Burt Reynolds, protagonista de películas como ‘El Golpe bajo’, "The Longest Yard", "Boogie Nights" y "Deliverance", murió de un paro cardíaco el jueves. 

Reynolds recibió una nominación al Oscar por su papel en "Boogie Nights" de 1997, y también tuvo papeles importantes en películas como "Best Friends" de 1982, "Smokey and the Bandit" de 1977 y "The Man Who Loved Women" (1983).

Estaba filmando "Once Upon a Time in Hollywood" de Quentin Tarantino cuando lo sorprendió la muerte.

Reynolds había nacido en  1936 en Lansing, Michigan. Aunque inicialmente era un jugador de fútbol, ?? rápidamente se interesó en una carrera en el teatro. donde apareció  en "Tea and Sympathy" en el Neighborhood Playhouse en la ciudad de Nueva York y debutó en Broadway con "Look, We've Come Through".

También ganó prominencia al protagonizar la serie de televisión "Gunsmoke" e hizo su debut cinematográfico con "Angel Baby" de 1961. Su papel principal, sin embargo, vino con "Deliverance", que lo vio protagonizar junto a Jon Voight, Ned Beatty y Ronny Cox. como un cuarteto de hombres de Atlanta que se dirigen a la naturaleza salvaje de Georgia en unas vacaciones. Nominada al Oscar a la Mejor Película, el film es famoso por una escena de 10 minutos en la que el personaje de Beatty es violada por un par de pilluelos, uno de los cuales es asesinado por el personaje de Reynolds.

La actuación rápidamente llevó a Reynolds al estrellato, ya que apareció dos años más tarde en el clásico de culto "The Longest Yard", en el que interpreta a una ex estrella de la NFL que es arrestado y luego es desafiado a reclutar un equipo de convictos para jugar contra el guardias de la prisión.

Luego, en 1978, Reynolds comenzó un reinado de cinco años como la estrella más rentable de Hollywood, ganando más dinero en la taquilla que cualquier otro actor hasta 1982. Entre las películas que protagonizó durante ese período figuran "Smokey and the Bandit II", "The stuntman tribute" Hooper, "la comedia de carreras de autos" The Cannonball Run "y la comedia musical" The Best Little Whorehouse en Texas ", la última de la cual protagonizó junto a Dolly Parton.

Pero a fines de los '80, la carrera de Reynolds sufrió una recesión, ya que varias de sus películas fracasaron y su serie de televisión "B.L. Stryker "fue cancelada. Pero su carrera se revivió en los 90 con la ayuda de la serie de CBS "Evening Shade", que se emitió entre 1990 y 1994 y le valió a Reynolds un Emmy por su interpretación de Wood Newton, ex estrella de la NFL que regresa a su pequeña ciudad para entrenar el equipo local de fútbol de la escuela secundaria

Reynolds también vio su popularidad subir de nuevo en los años 90 gracias en parte a la impresión que Norm Macdonald tuvo de él en "Saturday Night Live" como parte de los amados bocetos de "Celebrity Jeopardy". Junto a la versión de Darrell Hammond de Sean Connery, Macdonald's Reynolds atormentaría a Alex Trebek (interpretado por Will Ferrell), sobre todo al cambiar su nombre a "Turd Ferguson".

Reynolds también se convirtió en una mordaza común en la serie de comedia de FX "Archer", ya que el super espía titular del programa era un gran admirador de Reynolds y regularmente hacía referencia a sus películas. La relación entre el espía y su ídolo tomó un nuevo nivel en el episodio de la tercera temporada "El hombre de Júpiter", que vio a Reynolds interpretarse a sí mismo mientras Archer lo encuentra en un bar, solo por su alegría de horror cuando descubre que su el héroe de la infancia está saliendo con su madre, Mallory.

A Reynolds le sobreviven  su hijo adoptivo Quinton, a quien adoptó con Loni Anderson, su esposa desde 1988 hasta 1993.

Sin duda los recuerdo de su película ‘El golpe bajo, "The Longest Yard", donde se destacó como un duro jugador de futbol en prisión, perdurará en la memoria de los cineastas que acompañaron sus apariciones en la pantalla grande. 

 

 

 

 

 

 

 

Glass un film de terror y suspenso

Love Story - La voz de el inolvidable Al Martino

 

Usuarios

Please publish modules in offcanvas position.