Rusia y China vetan propuesta de EE.UU. acerca de Venezuela en la ONU

Rusia y China vetaron un proyecto de resolución promovido por Estados Unidos que llamaba a la celebración de elecciones en Venezuela y reconocía al autoproclamado presidente encargado Juan Guaidó. Una segunda propuesta, patrocinada por Rusia, abogaba por el diálogo entre el gobierno y la oposición venezolanos mediante el Mecanismo de Montevideo.

El Consejo de Seguridad de la ONU volvió ser escenario este jueves de las profundas diferencias sobre Venezuela que mantienen Estados Unidos y Rusia, que han intentado sin éxito sacar adelante sendas resoluciones sobre la crisis en el país vecino.

La propuesta de resolución de EE.UU., que proponía la celebración de elecciones libres, logró los apoyos de nueve de los 15 países, pero chocó con el veto de Rusia y China, que apoyan al presidente venezolano, Nicolás Maduro, y consideran las presiones estadounidenses y de la Unión Europea una injerencia en los asuntos internos del país.

"Tuvimos que utilizar el derecho de veto porque el proyecto de Estados Unidos no es para resolver los problemas en Venezuela, por eso presentamos una alternativa que podría haber ayudado al pueblo de Venezuela sin una intervención foránea para que resuelva sus problemas", dijo el representante ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, para justificar la postura de su país.

Nebenzia insistió tras el fracaso de las dos votaciones: "Muchas delegaciones han dicho que es necesario que haya elecciones lo más pronto posible en Venezuela: elecciones o no, eso es algo que debe decidir el pueblo venezolano; no decidan por ellos".

Tras el rechazo por parte del presidente Nicolás Maduro de la ayuda humanitaria .

¿Cuáles son las salidas para la crisis de Venezuela?.

El plan de Rusia, que abogaba por la no intromisión en los asuntos internos de Venezuela, solo contó con el respaldo de China, Sudáfrica y Guinea Ecuatorial, muy lejos de los nueve votos necesarios para ser aprobado.

Tras la votación, el enviado especial de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams, aseguró que "lamentablemente, al votar en contra de esta resolución (la estadounidense), algunos miembros de este Consejo continúan protegiendo a Maduro y a sus amigos, y prolongando el sufrimiento del pueblo venezolano".

Según Abrams, "independientemente de los resultados de la votación de hoy, esta resolución muestra que las democracias en todo el mundo, y especialmente en América Latina, se están movilizando en apoyo del presidente interino (Juan) Guaidó".

"Los Estados Unidos se mantendrán firmes en el apoyo al gobierno legítimo de Guaidó y la Asamblea Nacional. Esperamos elecciones genuinamente libres y justas (...). Estados Unidos buscará todos los medios para aumentar la asistencia humanitaria a los venezolanos tanto dentro como fuera de su país", concluyó el representante estadounidense.

Ambas resoluciones estaban abocadas al fracaso, como reconocían horas antes de la reunión representantes permanentes como la embajadora británica Karen Pierce.

"Creo que tenemos que ser realistas, es muy poco probable que el Consejo sea capaz de llegar a un acuerdo", dijo Pierce, cuyo país apoyó la resolución presentada por Estados Unidos.

Durante la reunión, la diplomática británica destacó que había apoyado el plan estadounidense porque "enfatiza la importancia de establecer las condiciones necesarias para un nuevo y creíble proceso electoral en Venezuela".

Ante los medios, el representante francés, François Delattre, negó que el proyecto estadounidense supusiera una base legal para el uso de la fuerza y para minar la soberanía de Venezuela, como alegan Rusia y China.

Para Francia, el texto ruso, sin embargo, "ofrece la ilusión de una Venezuela pacífica, pero más de tres millones y medio de personas han abandonado el país. Nadie puede negar la crisis humanitaria y las consecuencias para toda la región y el borrado ruso, en su estado actual, no menciona (la crisis) humanitaria".

En este sentido, Nebenzia acusó a EE.UU. y a los países europeos de haber pergeñado un plan para justificar un cambio de Gobierno en Venezuela.

"Primero crean ustedes una necesidad humanitaria enorme y luego piden al mundo que la resuelva", dijo el representante ruso, quien no dudó en tildar la resolución estadounidense de "ilegal y nula" y de una "burla" para los miembros del Consejo de Seguridad.

En la reunión también intervino el representante permanente de Venezuela, Samuel Moncada, que calificó a Estados Unidos y al Reino Unido de "potencias coloniales" que llevan a cabo "una acción de rapiña y pillaje" bajo la excusa del "humanitarismo".

Venezuela vive una situación de inestabilidad política desde el 10 de enero, cuando Maduro volvió a tomar posesión del cargo de presidente tras imponerse en las elecciones de mayo pasado, no reconocidas por parte de la comunidad internacional.

El 23 de enero, el opositor Juan Guaidó invocó varios artículos de la Constitución venezolana para defender que, como jefe del Parlamento, podía declararse presidente interino del país al considerar "ilegítima" la toma de posesión de Maduro.

Explicaciones del voto

Antes de iniciarse las votaciones, el embajador de Rusia ante la ONU calificó de “hipócrita” el texto estadounidense y advirtió que Estados Unidos lo había sometido sabiendo que sería vetada con el objetivo de socavar deliberadamente la unidad del Consejo y señalar a los “supuestos obstructores” del restablecimiento de la democracia en Venezuela.

Vassily Nebenzia indicó que, si adoptara una resolución como esa, sería la primera vez que el Consejo de Seguridad “echara a un presidente y nombrara a otro de un país soberano”, y preguntó: “¿Es esto diplomacia internacional en acción?” “¿Es una burla de los miembros del Consejo de Seguridad?”

“Si Estados Unidos quisiera de verdad ayudar al pueblo de Venezuela, operaría mediante canales oficiales como las agencias de la ONU que operan en el país, pero esa no es la finalidad, se trata de una cortina de humo”, dijo el diplomático.

Añadió que la propuesta rusa abogaba por la entrega de ayuda humanitaria de acuerdo a los principios enarbolados por la ONU de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia, además de respaldar el diálogo entre las partes bajo el Mecanismo de Montevideo.

China estuvo de acuerdo con Rusia al oponerse a la intervención de fuerzas extranjeras para determinar el futuro de Venezuela.

Por su parte, el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliot Abrams, afirmó que la situación en ese país requiere una acción inmediata.

“Cada miembro de la comunidad internacional que reconozca el gobierno de Guaidó apoya la lucha del pueblo de Venezuela por reinstaurar su democracia. Lamentablemente, al votar contra esta propuesta algunos miembros de este Consejo siguen protegiendo a [Nicolás] Maduro y a sus compinches y prolongando el sufrimiento de los venezolanos. Esta crisis fabricada por el hombre se ha extendido mucho más allá de las fronteras de Venezuela y amenaza con desestabilizar la región.”

Abrams anunció que Estados Unidos se mantendrá firme en su apoyo “al gobierno legítimo de Guaidó y de la Asamblea Nacional y seguirá esperando la celebración de elecciones libres y justas” y reiteró que su país “buscará todos los caminos para incrementar la ayuda humanitaria a los venezolanos dentro y fuera del país”.

Venezuela

El embajador de Venezuela ante la ONU recordó que el presidente Nicolás Maduro “está en pleno ejercicio de sus facultades legales y garantiza la protección del territorio y del pueblo venezolano con el control efectivo del país”.

Samuel Moncada aseveró que las amenazas contra la paz en su país vienen del exterior y acusó a Estados Unidos de falsificar el contenido de las resoluciones de la Organización de los Estados Americanos (OEA) mencionadas en su propuesta que hacen referencia a un desconocimiento del proceso electoral venezolano de 2018, ya que la propia Carta de ese organismo regional prohíbe ese tipo de decisiones.

“También rechazamos que se siga usando a nuestra Constitución para intentar justificar una intervención colonial, apoyando a una entidad ficticia que no existe en nuestra ley fundamental. Un gobierno autoproclamado es una dictadura sin base legal en Venezuela. Incluso sus voceros ya abandonaron toda intención de llamar a elecciones y pretenden actuar por años sin consultar al pueblo, sólo les basta el apoyo del presidente Trump.”

Moncada reclamó a los países europeos que nos escuchan a sus parlamentos cuando éstos les dicen que no deben intervenir en los asuntos nacionales de Venezuela, y denunció los actos de violencia provenientes de territorio colombiano, lamentando que no se hayan condenado.

Acusó, asimismo, la congelación del dinero venezolano, que afecta gravemente la economía venezolana. “Estados Unidos y el Reino Unido cometen una acción de rapiña y pillaje que no puede ser ocultada con un manto de humanitarismo.” “Las guerras modernas ya no se hacen sólo con bombas, también se hacen con bancos.”

Para concluir, el diplomático pidió “lo que demandaría cualquier nación o miembro responsable de las Naciones Unidas, venimos a pedir la defensa de los principios de nuestra carta fundacional como son el respeto a la soberanía, a la independencia política, a la integridad territorial, la no intervención en los asuntos internos, el derecho a la autodeterminación de los pueblos, a la igualdad jurídica de los Estados, pero, sobre todo, venimos a pedirle a este Consejo nuestro derecho a la paz”.

 

 

 

 

Glass un film de terror y suspenso

Love Story - La voz de el inolvidable Al Martino

 

Usuarios

Please publish modules in offcanvas position.