Nacionales

No habrá dosis mínima tolerable en parques ni alrededores de colegios: Rodrigo Lara

El presidente de la Cámara, Rodrigo Lara, anunció que radicó en el Congreso un proyecto de ley que establece sanciones como arresto por 24 horas, trabajo social y rehabilitación para aquellos que consuman y porten sustancias psicoactivas en espacio público, lugares abiertos al público, o que siendo privados trasciendan a lo público.

Lara explicó que la medida tiene como fin proteger a los menores y adolescentes del microtráfico, un fenómeno que ha incrementado su impacto en las ciudades colombianas y, en los últimos años, ha centrado su accionar en los jóvenes de los barrios y localidades más vulnerables.

“No habrá dosis mínima tolerable en los parques, en los entornos de los colegios, en las  zonas comunes de los conjuntos residenciales. Le voy a devolver estos espacios a las familias y a los niños de Colombia. Los parques y colegios se convirtieron recientemente en el principal escenario de consumidores y expendedores de drogas ilícitas, y es allí donde día a día las mafias buscan enviciar a los jóvenes y luego reclutarlos para sus actividades delictivas”, aseguró.

Derechos

“Es nuestro deber como congresistas proteger a los menores de las drogas, haciendo respetar sus derechos como lo establece la Constitución Política en su artículo 44, que señala que todos los derechos de los niños son fundamentales y prevalecen sobre los demás. Por tanto, le corresponde a la familia, la sociedad y el Estado asistir y proteger al niño para garantizar su desarrollo armónico e integral y el ejercicio pleno de sus derechos”, explicó.

“No estamos penalizando ni suprimiendo el uso de la dosis personal. Pero sí estamos prohibiendo su uso en parques, polideportivos, colegios y zonas comunes de los conjuntos. Vamos a recuperar los parques para devolvérselos a las familias colombianas”, señaló el Congresista.

Para el Presidente de la Cámara, “portar o consumir sustancias psicoactivas e incluso la dosis personal- o cualquier sustancia alucinógena que afecte su salud dentro del perímetro de centros educativos, centros deportivos, parques y zonas comunes de propiedad horizontal, afecta la integridad de los niños, niñas y adolescentes”.

Más sanciones

En ese sentido el proyecto que modifica el Código Penal, el Código de Policía y el Código de la Infancia y Adolescencia, establece el aumento de sanciones, la obligación de participar en un programa comunitario o actividad pedagógica de convivencia, la remisión a un Centro de Atención en Drogadicción (CAD) y Servicios de Fármaco dependencia y el arresto por veinticuatro horas.

Igualmente, establece en el Código de Policía como comportamientos que afectan la convivencia en los establecimientos educativos los siguientes: Consumir bebidas alcohólicas, drogas o sustancias prohibidas dentro de la institución o centro educativo; tener, almacenar, facilitar, distribuir, o expender bebidas alcohólicas, drogas o sustancia; consumir bebidas alcohólicas, sustancias psicoactivas –incluida la dosis personal- en el espacio público o lugares abiertos al público ubicados dentro del área circundante a la institución o centro y tener, almacenar, facilitar, distribuir, o expender bebidas alcohólicas, sustancias prohibidas –incluida la dosis personal- en el espacio público o lugares abiertos al público dentro del perímetro circundante a la institución.

Modificaciones

También modifica el Código penal en su artículo 381 al establecer prisión de 6  a 15 años para quien suministre, administre o facilite a un menor cualquier tipo de droga que produzca dependencia o lo induzca a usarla.

De acuerdo con la iniciativa, la Policía deberá adelantar labores de vigilancia a fin de controlar el porte de armas de fuego o corto punzantes, bebidas embriagantes, pólvora, estupefacientes y material pornográfico por parte de niños, niñas o adolescentes, así como de elementos que puedan atentar contra su integridad, y proceder a su incautación. Para lo cual, especialmente en centros educacionales, deportivos y recreativos, deberán instalar cámaras de seguridad para perseguir a los expendedores de drogas y proteger a nuestros jóvenes.

Algunos reportes sugieren que, desde 2014 se evidencia que el 17% de los jóvenes de colegios públicos y privados venden drogas en el colegio y que el 28% de ellos venden en los entornos cercanos. Lo preocupante es que en el 30% de los colegios púbicos encontraron que sí se vendían drogas y una tercera parte de los estudiantes manifestaron que habían visto a algún compañero de su curso consumiendo dentro del colegio.

 

 

 

 

 

También te puede interesar