Economía

Reservas probadas de petróleo aumentaron a 6,3 años al cierre de 2019, las de gas disminuyeron a 8 años

Las reservas probadas de petróleo pasaron de 1.958 millones de barriles reportados en 2018 a 2.036 millones de barriles en 2019. Su vida media útil aumentó de 6,2 años a 6,3 años.

En gas, las reservas probadas pasaron de 3.782 giga pies cúbicos en 2018 a 3.149 giga pies cúbicos en 2019, y su vida útil media se redujo de 9,8 años a 8,1 años.

El informe preliminar de recursos y reservas de hidrocarburos de Colombia tuvo en cuenta la información de 456 campos que fue entregada por 64 compañías, cuatro más que las registradas en 2018.

De acuerdo con el reporte preliminar de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, en 2019 las reservas probadas de petróleo de Colombia llegaron a 2.036 millones de barriles frente a los 1.958 millones de barriles reportados el año anterior, lo cual representa un aumento del 4%.

Durante 2019 la producción de petróleo llegó a los 323 millones de barriles, un 2,2% más que en 2018, cuando esta cifra alcanzó los 316 millones de barriles. Por cada barril producido en 2019 el país logró incorporar a sus reservas probadas 1,24 barriles. En consecuencia, la vida media útil de dichas reservas aumentó de 6,2 años a 6,3 años.

El país logró incorporar 746 millones de barriles a sus reservas probadas, principalmente, gracias al desarrollo de proyectos de recobro mejorado y de campos de crudo pesado como Akacías, Quifa Suroeste, Rubiales, Caño Sur Este, Chichimene y Moriche.

A nivel regional, Meta aporta un 46% de las reservas probadas del país (936,8 Mbls), seguido por Casanare el 20% (413 Mbls) y Santander con un 10% del total (201,9 Mbls). Rubiales (248 Mbls), Chichimene (152 Mbls) y Castilla (123 Mbls) encabezan la lista de campos con mayores reservas probadas.
“El sector de hidrocarburos no solo es fundamental para la reactivación del empleo y la economía, sino para nuestra autosuficiencia energética. Este nuevo informe de reservas reafirma la importancia de seguir desarrollando nuestras propias fuentes de recursos de crudo y gas”, aseguró la Ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez.

El desafío sigue estando en las reservas de gas

Sin embargo, en el caso del gas las reservas probadas del país cayeron en un 16,7%, al pasar de 3.782 giga pies cúbicos en 2018 a 3.149 giga pies cúbicos en 2019.
Durante 2019 la producción de gas llegó a los 391 giga pies cúbicos, un 1,3% más que en 2018, cuando esta cifra alcanzó los 386 giga pies cúbicos. Por cada giga pie cúbico producido en 2019 se dejaron de incorporar 0,62 en las reservas. En consecuencia, la vida media útil se redujo de 9,8 a 8 años.

“Además de un aumento en el consumo, durante 2019 no se registraron nuevas incorporaciones en materia de gas. Este informe de reservas también se vio afectado negativamente porque algunas empresas aplazaron sus procesos de evaluación, previo a eventuales declaraciones de comercialidad”, explicó Armando Zamora, presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

El 60% de las reservas probadas de gas se encuentran en el Casanare (1.894 Gpc). Le siguen La Guajira con un 15% (486 Gpc) y Córdoba con 10% (301 Gpc). Los campos que concentran la mayor parte de estas reservas son Cusiana (599 Gpc), Cupiagua (593 Gpc) y Pauto (572 Gpc).

Sector hidrocarburos, resiliente e innovador de cara a los retos del COVID-19

La Ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, destacó que el Gobierno Nacional venía avanzando de manera decidida en la reactivación del sector de hidrocarburos, con la firma de 31 contratos y el desarrollo de la exploración y producción Costa Afuera, después de 5 años sin firmar contratos de exploración y producción.

Entre 2018 y 2019 la Inversión Extranjera Directa por cuenta de la industria petrolera aumentó en un 11%, al pasar de 2.540 millones de dólares a 2.818 millones de dólares. De igual forma, se incrementó la producción tanto de crudo como de gas, la actividad sísmica y la perforación de pozos exploratorios.

No obstante, el COVID-19 y la crisis de precios generaron un doble choque de demanda en la industria petrolera mundial que comenzó a afectar a la industria. El COVID-19 condujo a una reducción en el consumo de energéticos a nivel global, lo que llevó a copar la capacidad de almacenamiento de crudo en el mundo, situación que impactó en los precios internacionales del petróleo; desde diciembre, el WTI cayó en un 81% y el Brent, de referencia para Colombia, en un 70%. Los análisis muestran que la recuperación en el precio será gradual alcanzado niveles de USD$50 solo hasta finales de 2021.

“Colombia estaba teniendo una senda de reactivación del sector de hidrocarburos muy interesante. El escenario de precios nos pone un escenario retador para la inversión y producción A menores precios hay menos campos que pueden llegar a su punto de equilibrio, por eso desde el Gobierno Nacional estamos trabajando en medidas de liquidez, rentabilidad y eficiencia, como la flexibilización o ampliación de plazos, reducción de garantías, mayores plazos para impuesto de renta, devolución automática del IVA, entre otros, con el fin de que las empresas logren llegar a este punto”, aseguró la Ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez.

Este nuevo panorama ha llevado a trazar nuevas perspectivas para el año 2020 alcanzar una producción de 750.000 a 850.000 barriles de petróleo al día, de 20 a 33 pozos exploratorios y 850 kilómetros de sísmica.

También te puede interesar