Actualidad

SEÑORES “Pro Vida ”, Quitense las Máscaras.

Por: Amelia Lorca y Bécu

¡ABORTO! Esa palabra que provoca que se agachen cabezas, se levanten brazos y se oigan pregones de pro vidas y pro opción por todos lados El aborto, de nuevo está en el centro del debate nacional, se sienten cambios en el ambiente, Colombia está a pocos meses de salir de esa lista infame de restriccionismos sexistas.

La mayoría de personas ubican el inicio de las discusiones jurídicas del aborto en el 2006, cuando la Corte Constitucional, en un acto audaz despenalizó la interrupción voluntaria del embarazo en tres casuales, esas causales que todo el mundo cree conocer, pero que la mayoría recita a medias. Sin embargo, ya en 1994, Carlos Gaviria, Vladimiro Naranjo y Carlos Muñoz Cifuentes harían el salvamento de voto que serviría de base para la C-355 de 2006. Es un tema de humanidad, es una prescripción de la Constitución considerar la decisión de conformar familia como una DECISIÓN LIBRE Y RESPONSABLE, permítanme repetirlo, DECISIÓN LIBRE Y RESPONSABLE.

Libertad, dignidad humana, vida, autodeterminación y capacidad para decidir el curso de nuestra vida, son unos de los muchos derechos que se protegen con la Interrupción Voluntaria del Embarazo, por esto una de las causales en las que se despenalizó la corte en una de las sentencias más innecesariamente largas de la corte porque en el salvamento de voto de 1994, se dijo todo en una fracción de las páginas, la casual de peligro en la vida o salud física o MENTAL de la mujer, a los juristas twitteros y a la misma Vicky Dávila les recomiendo por mera curiosidad intelectual leer la sentencia completa, así no van por la vida acusando de delincuentes y asesinas a mujeres que acceden un aborto por motivos de angustia, depresión o ansiedad.

Y es que nombro a la periodista porque en Colombia pasamos de enterarnos de una ponencia de despenalización completa que se trabaja en la corte, a la historia de un joven de 25 años que hizo viral el #SalvemosaJuanSe, la historia es fácilmente rastreable, el meollo está en que la ex pareja de 22 años del comprometido y generoso padre quiere practicarse un aborto a los 7 meses de gestación.

En la mayoría de lugares del mundo, los abortos luego del punto de viabilidad, o segundo trimestre de gestación están proscritos, y se accede a ellos por peligro en la vida de la madre o malformaciones que usualmente son detectadas en los estadios avanzados del embarazo, en lo personal, un aborto por fuera de estas razones luego de las 19 semanas se sale de los límites mínimos de ética, así que estamos claros, no es de recibo para la mayoría de personas que estamos a favor de la despenalización que se realicen en estadios avanzados, pero en el caso de este mártir de la paternidad, la discusión no es esa.

Por declaraciones del mismo hombre, esta muchacha de 22 años fue echada de su propia casa a causa del embarazo, no tenía los medios económicos, estaba cursando estudios superiores, de manera que el contra sentido de que, “el bebé lo planeamos”, no me hace mucho sentido, este señor, que dice que no sabe dónde está su ex novia, que no tiene contacto con ella, hizo lo más cobarde que algún hombre puede hacer en una situación como esta, utilizar las muy reactivas redes sociales, no para denunciar un posible caso de aborto forzado por parte de la familia y proteger a su ex novia (si lo que dice es cierto), sino para ridiculizarla, humillarla y convertir un momento tan dolorosamente difícil en un infierno mediático. ¿Qué esperaba? ¿Qué con sus declaraciones en medios la mujer “recapacitara”? Pero si no ha hecho otra cosa que villanizarla, yo les digo que busca este tipo: Vengarse de ella, provocar que cuando camine por las calles, la reconozcan y la traten de asesina, de anti mujer, exponer su intimidad, aquí no hay tal preocupación, él sabe que su show no tiene efectos sobre su conciencia, su razón es la misma de la mayoría que apuntan con el dedo a las mujeres que deciden abortar, castigarlas, obligarlas a ser mamás, crear discursos falaces sobre cargas iguales cuando jamás lo serán.

En columnas posteriores pretendo llevar el tema a discusiones más técnicas, desvirtuar mitos y exponer las verdaderas consecuencias de la penalización, porque créanme que no están salvando vidas, solo están ocultando más muertes. Pero me pareció que esta historia, fue la ejemplificación más triste detrás de la mojigatería colombiana.

También te puede interesar